Laboral

El pasado 12 de julio entró en vigencia la Ley 1920, conocida también como la Ley del Vigilante (en adelante la “Ley 1920”) por medio de la cual se mejoran las condiciones del personal operativo de vigilancia y se amplía el marco jurídico para la inspección, vigilancia y control sobre las cooperativas especializadas de vigilancia y seguridad privada.

A continuación, resaltamos los principales elementos de esa nueva norma.

1. Aplicación. Las cooperativas especializadas de vigilancia y seguridad privada se regirán por las normas establecidas para las empresas de vigilancia y seguridad privada en lo pertinente.

2. Vigilancia y control. La Ley 1920 le otorga a la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada además de sus facultades según la normativa vigente, las establecidas para la Superintendencia de Economía Solidaria, esto es, las funciones de esta de acuerdo del artículo 36 de la Ley 454 de 1998.

3. Requisitos adicionales para licencia de funcionamiento. Para la licencia de funcionamiento de las cooperativas especializadas de vigilancia y seguridad privada, se deberá adjuntar copia del régimen de trabajo, previsión, seguridad social y compensaciones, debidamente aprobado por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

4. Seguro de vida colectivo. Todas las empresas, cooperativas especializadas y departamentos de seguridad y vigilancia privada deberán contratar, anualmente, un seguro de vida colectivo que ampare a su personal operativo durante las veinticuatro horas del día. Dicho seguro de vida será también requisito para obtener, mantener y renovar su licencia de funcionamiento.

5. Incentivos. La Ley 1920 ordena al Ministerio de Hacienda y Crédito Público, expedir en un término no mayor a seis meses un decreto reglamentario que establezca puntuación adicional en los procesos de licitación pública, concurso de méritos y contratación directa, para las empresas y/o cooperativas especializadas de vigilancia y seguridad privada que en su personal operativo tengan mujeres, personas mayores de 45 años o en condición de discapacidad.

6. Jornada. Se permitirá, previo acuerdo escrito y firmado por los trabajadores con el empleador, laborar en jornadas laborales máximas diarias de doce horas, sin exceder la jornada máxima semanal de 60 horas, incluyendo las horas suplementarias autorizadas por la Ley.

7. Certificado de aptitud psicofísica. La Ley 1920, modifica el artículo 1 de la Ley 1539 de 2012, por medio de la cual se implementa el certificado de aptitud psicofísica para el porte y tenencia de armas de fuego.

8. Día nacional. Se estableció el 26 de noviembre como Día Nacional de la Vigilancia y la Seguridad Privada.

9. Profesionalización de la actividad. El Servicio Nacional de Aprendizaje – SENA, deberá implementar un pensum académico con ciclos de competencias laborales, técnico y tecnólogo en seguridad, dirigido al personal operativo de las empresas y cooperativas de vigilancia y seguridad privada.

10. Vigencia. La Ley 1920 rige a partir de la fecha de su promulgación, esto es, a partir del 12 de julio de 2018